Views:
81

El HLA Alicante aterrizó en Lugo con la intención de lograr una nueva victoria consecutiva. Delante tenía a un rival temible con el cartel del máximo favorito al ascenso. El partido arrancó con un nivel ofensivo excelso por parte de ambos equipos. Justin Pitts y Noah Allen, la conexión estadounidense del HLA Alicante, arrancaron con gran acierto en ataque y el cuadro lucentino pudo imponer su ritmo de juego. El HLA Alicante siguió en la línea de acierto de los últimos partidos con una eficacia alta más allá del 6,75m. 5 triples anotados sobre 5 intentos marcó el inicio del encuentro con el HLA Alicante abriendo las primeras ventajas del partido. Los de Rivero, plenos de confianza, comenzaron a sumar y llegaron a gozar de un +7 en esos primeros 10 minutos para llegar al final del primer cuarto 29-32.

Un primer cuarto de gran nivel ofensivo dio paso a un segundo cuarto que ambos equipos rebajaron un poco el nivel de acierto. El HLA Alicante apretó en defensa y tuvo opciones para romper el partido y marcharse a vestuarios con más de 10 puntos de ventaja. A falta de 5 minutos y medio para el descanso, los de Rivero mandaban en el marcador por 36 a 44. El HLA Alicante dispuso de varios tiros liberados para ampliar la diferencia y poner más 10 de ventaja. Sin embargo, Río Breogán aguantó el tirón para dejar esa difernecia en +7 (42-49) favorable al cuadro alicantino.

Tras el paso por vestuarios, los locales aumentaron el nivel y la presión defensiva para acercarse en el marcador. Los lucenses, guiados con un inspirado Larsen, recortaron la diferencia poco a poco. Lejos quedaban esas rentas de 7-8 puntos de diferencia con los que el HLA Alicante mandó la primera mitad. Uno de los jugadores destacados del partido como era Noah Allen volvió a aparecer para contagiar de su energía y actividad al equipo. El estadounidense cogió el testigo de Urtasun en el segundo cuarto para liderar a un HLA Alicante que no se doblegó a la presión local para entrar en el último cuarto por delante en el marcador.

Personalidad y carácter. Esas son las palabras que definen el último cuarto de un HLA Alicante que vuelve a demostrar su capacidad de sacrificio y crecimiento constante. Un equipo sin complejos, que cree permanentemente en sus posibilidades y su estilo de juego. Eso se vio en los últimos diez minutos e partido. Río Breogán, con un triple de Ahonen, le dio la vuelta al marcador (74-73) a falta de 5 minutos. Los gallegos hicieron los díficil después de ir a remolque todo el partido, pero el HLA Alicante no dejó de luchar ni bajó los brazos. Noah Allen y Zohore con 4 puntos seguidos volvieron a poner el ventaja al HLA Alicante. Un mando en el partido que no iban a soltar. Con tres puntos de ventaja en el marcador entramos en los últimos 40 segundos de partido. Una pérdida de balón en saque de fondo del HLA Alicante le dio a Breogán la opción de meterse de lleno en la pelea. Una gran defensa de Chumi robó el balón, que le llegó a Urtasun para primero contemporizar la jugada y después anotar la canasta decisiva.

Al final los de Pedro Rivero se llevaron la victoria por 82 a 85 en un partido intenso y de un nivel muy alto que confirma la gran mejoría del cuadro lucentino.

Comparte en las redes:

Comentarios

0